Por Regis Iglesias Ramírez
Portavoz del Movimiento Cristiano Liberación
(Tomado de su muro de Facebook)

Circo, circo y más circo por 62 años… ¿Cómo no vamos a ser considerados payasos incluso por los que nos dicen apoyar? Siempre desechamos la piedra angular por querer construir con paja sobre tierra enlozada. No escarmentamos. Pareciera que tenemos memoria de anfibio, que andamos tras cualquier agua residual en busca de alimento para contentar y estimular nuestra frustración.

Conmigo no cuenten para ser parte del entretenimiento inútil. No cuenten para el engaño y la enajenación de nuestro camino de liberación. No cuenten para nada que nos haga perder un solo minuto en necedades. No para ser entusiasta de cualquier novedoso Mesías ni de iluminados de última hora.

Me alegra cualquier manifestación sincera de cambio en las personas porque creo en el perdón como necesidad para sanar el alma y los pueblos, pero no necesito lecciones, ni guías, ni me encandilan las conversiones de último minuto. Llevo muchos años en camino. Conocí y tuve el privilegio de ir junto al mejor líder que muchos ignoraron, atacaron, intentaron asfixiar, porque era coherente, era limpio, tenía visión y valor sereno para defender sus ideas y valores.

Otros tengan para sí, hoy la vergüenza y ayer el honor de dar la mano a los tiranos, hoy festejar con los tiranos y mañana renegar de esto. Yo tengo el privilegio de haber estado y estar junto a hombres sencillos y dignos, a héroes.

Yo no me impresiono ni soy vocero de ningún canalla oportunista, ni me monto en una carroza carnavalezca, ni voy tras una conga farandulera, porque la libertad no viene en ese tumulto ignorante y cobarde. La libertad es muy cara, muy grave, y los mensajeros tienen que estar acorde al mensaje.

Solo los tontos, los apuntados de último minuto y los olvidadizos navegan con el canto de las infames sirenas hacia su propio destino fatal y estéril, arrastrando cuanto ocioso encuentran para sumar. Yo no tengo tiempo ya. Yo digo: ¡Libertad y Vida!!! ¡Ahora, la Libertad!!!